miércoles, 10 de octubre de 2012

MONASTERIO DE CARBOEIRO


MONASTERIO DE CARBOEIRO 
SILLEDA 
PONTEVEDRA



FOTO: XOAN ARCO DA VELLA


     Aunque hay autores que, con mayor o menor aprobación, sitúan los orígenes de este cenobio a mediados del siglo IX, la teoría más aceptada corresponde a los datos facilitados por el Padre Yepes que afirma que se terminó de edificar en el año 974 (936 de nuestra era). 


     Según este mismo autor, en el lugar existía una ermita y granjas que compraron los condes Don Gonzalo y Doña Teresa para la fundación del monasterio en el actual municipio de Silleda, dependiente en aquel entonces del obispado de Lugo. 


     El Conde murió sin ver terminada su obra y fue su mujer, Doña Teresa, la que continuo los trabajos hasta su consagración en el año 936 a cargo del obispo de Lugo, Ero, con la presencia de San Rosendo y con Félix como abad.


FOTO: XOAN ARCO DA VELLA
     A Félix le sucedió Arnulfo que mantuvo su cargo hasta el 960. A partir de entonces y hasta finales del siglo la vida monacal se fue relajando y degradando hasta que, en el 999, Bermudo II nombra abad a Trasuario para recobrar la observancia de la Regla. 


     Entre los siglos XI y XIII alcanza su mayor esplendor con la adquisición de importantes extensiones de terreno y la ejecución de las grandes obras. Cabe destacar en esta época el abad Fernando que acometió la construcción de la iglesia y consiguió grandes donaciones reales y particulares. Y entre sus mecenas podemos citar a Alfonso IX y Doña Urraca.


FOTO: XOAN ARCO DA VELLA
     En 1.493, bajo el reinado de los Reyes Católicos, se anexiona el monasterio a San Martín Pinario convirtiéndose, a partir de entonces, en priorato del gran monasterio compostelano. Durante trescientos años Carboeiro se conservo como granja monacal y debido a su enclave e instalaciones también actuó como noviciado, primero, y cárcel de monjes a finales del siglo XVIII. 


     A partir de la desamortización del siglo XIX las instalaciones pasan a manos particulares y sufren una continua expoliación y deterioro hasta 1.960 en que se empieza a vigilar las ruinas. Hoy en día esta en proceso de restauración dentro de un precioso parque histórico natural.


FOTO: XOAN ARCO DA VELLA



    Al llegar al monasterio sorprende la pequeña meseta sobre la que esta construido. Esta es una planicie rodeada por pronunciados barrancos por tres de sus lados, norte, este y sur. Al fondo, un meandro del río circunscribe la atalaya y conforma un escenario natural de difícil acceso y fácil aislamiento.


FOTO: XOAN ARCO DA VELLA
     En primer término encontramos la iglesia, actualmente cerrada por los trabajos de restauración como se puede apreciar en las fotografías. Pasando por delante de su puerta principal accedemos a las ruinas del recinto monacal. 


     Su larga época como priorato ha condicionado su estructura. Lo que en su momento debió de corresponder al claustro y dependencias, con el paso del tiempo, se convirtió en una casa grande de labranza en la que se ven elementos constructivos románicos aprovechados para estas construcciones. 


     El conjunto también esta cerrado y solo podemos contemplar algunas zonas desde la reja de la entrada. En el exterior se aprecian restos de muros y un palomar recientemente restaurado. En la parte norte hay una zona libre con castiñeiras y carballos que termina en un conjunto rocoso que hace evocar los mágicos lugares castreños y megalíticos. No seria extraño que esta singular meseta fuese cristianizada a raíz de un culto pagano anterior.


FOTO: XOAN ARCO DA VELLA
     Pasamos ahora a contemplar la iglesia. Esta presenta planta de cruz latina, con tres naves y crucero. En la cabecera dispone de girola de cinco tramos con capillas absidales en los tres centrales. La nave del crucero esta construida en cinco tramos de los cuales los tres centrales corresponden a las naves longitudinales. Estas naves, de tres tramos, están separadas por columnas y su longitud es de quince metros hasta el crucero. Su ancho es de siete metros en la central, como el crucero, y 3 metros y medio en las laterales. 


     La longitud de la nave central hasta la girola es la misma que la del crucero, veintidós metros. La orografía del terreno condiciona la longitud del templo que a pesar de todo goza de unas armoniosas dimensiones. Las cubiertas de la nave principal y del crucero eran de artesonado de madera aunque, por los elementos constructivos presentes, se puede pensar en que hubo un proyecto para cubrirla con bóveda de nervios. Las naves laterales están cubiertas con bóvedas que arrancan de las columnas centrales y se apoyan en los muros en otras adosadas.


FOTO: XOAN ARCO DA VELLA
     Es muy llamativa la abundancia de iluminación natural en una construcción románica como esta. Presenta un total de nueve rosetones de los cuales solo se conservan dos. 
 


      Los tres primeros corresponden a la fachada principal y en el crucero están los otros seis, dos hacia la fachada principal, uno en cada extremo y otros dos hacia los ábsides. Aparte de los rosetones, las naves se iluminan con doce ventanas alargadas con derrame interior, el crucero con una a cada lado y la girola con tres en cada capilla y cinco más en la parte alta de la central.


FOTO: XOAN ARCO DA VELLA
      La fachada principal consta de tres calles con los rosetones enmarcados por arcos semicirculares que arrancan desde los sillares de la base. La calle central alberga en su primer cuerpo la esplendida portada debajo de un tornachoivas que pudo servir de arranque al tejado de un pórtico. La portada es una esplendida obra de influencia compostelana que consta de cuatro arquivoltas, en su día apoyadas en columnas, que recogen el tímpano donde estuvo la escultura de Cristo Pantocrátor flanqueada por las de dos tetramorfos. 


     Hoy en día se conserva in situ el de la derecha y los otros en un museo de Barcelona. Pero lo mas llamativo de esta portada es la decoración de la tercera arquivolta, inspirado directamente en el Pórtico de la Gloria del Maestro Mateo, decorado con los ancianos músicos del Apocalipsis que en este caso son veintitrés y no los veinticuatro de la obra catedralicia.


FOTO: XOAN ARCO DA VELLA
      Otro detalle importante del edificio es la cripta que se halla bajo la girola, construida para salvar las diferencias de nivel y que tiene un destacado valor constructivo. Parece ser que ha sido ampliamente expoliada e incluso se han levantado las losas del suelo buscando tesoros escondidos. 
 


     También es destacable la construcción de las dos torres a ambos lados de la girola con escaleras de caracol de ochenta peldaños y acceso desde la girola mediante arcos semicirculares de arista con tímpanos adornados. La torre de la fachada principal, del siglo XIV, dispone también de una escalera de caracol con sesenta peldaños y da acceso al coro y al campanario, hoy desaparecido.


FOTO: XOAN ARCO DA VELLA
     Es fácil llegar al Monasterio de Carboeiro desde Silleda o Bandeira. El camino esta bien señalizado y en algunos tramos podemos disfrutar de esplendidos paisajes además de visitar otros lugares de interés artístico y natural como son A Fervenza do Toxa y dos puente medievales, uno de ellos próximo al monasterio.



FOTO: XOAN ARCO DA VELLA


VIDEO
MAPA

SÍGUENOS:
Facebook
Twitter
Pinterest
Google+
Instagram
YouTube 
XOAN ARCO DA VELLA

XOAN ARCO DA VELLA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Está permitida la reproducción total o parcial de los trabajos y fotos de este blog.
Te agradecemos nos sugieras de sitios para trabajos nuevos.
Mis correos:
Apd. de Correos: 83 - 36900 - Marin - Pontevedra
xoanarcodavella@gmail.com
Telf - WhatsAp.: 600590901