lunes, 22 de septiembre de 2014

IMPRENTA PEÓN - PONTEVEDRA

 IMPRENTA PEÓN
PLAZA DO TEUCRO
PONTEVEDRA


      Un retrato de Johannes Guttenberg preside la entrada a la sala de producción. La presencia de la imagen del que está considerado como el inventor de la imprenta moderna deja a las claras que el negocio que regentan los hermanos Celestino y Juan Antonio es algo más que un trabajo. Más bien, un modo de vida que siempre ha estado presente en sus memorias. 


     Cuando su abuelo Celestino Peón Villar fundó la imprenta C. Peón a ellos les faltaban varias décadas para nacer. Ahora, con esta tercera generación al frente, el negocio acaba de ´soplar´ las 112 velas.


     Fue en 1902 cuando el fundador de esta histórica empresa abrió sus puertas en la Praza do Teucro. Desde entonces, la ubicación y las dependencias apenas han cambiado. 


     Durante todo un siglo han permanecido prácticamente invariables. Justo lo contrario que ha ido ocurriendo tanto con la tecnología empleada como con los jefes y trabajadores. El nieto Celestino Peón y su hermano Juan Antonio se ocupan de la empresa familiar desde que falleció su padre, Olegario, quien fue el primero en seguir con la aventura del emprendedor pontevedrés.


     "Con mi abuelo estábamos aquí unas 20 personas trabajando, cuando había que componer los textos", recuerda Celestino Peón. Pero el avance tecnológico de las últimas décadas ha impuesto lo digital como principal método de trabajo y muchas de las tareas que se hacían a mano al principio ahora están completamente automatizadas. 



     El tamaño de la plantilla es una cuarta parte de la originaria, cinco puestos entre los que se incluyen los de los dos hermanos que están al frente. Pero la familia Peón ha sabido adaptarse al paso de los tiempos y bajo una apariencia muy similar a la original ha introducido cambios decisivos para permitir que el negocio continuase adelante.


     En estos 112 años que separan 1902 y 2014 las transformaciones experimentadas en la técnica parecen ir a más velocidad que el paso de ese tiempo. Una evolución que es más evidente al comparar las viejas máquinas que se conservan de la inauguración con los sistemas modernos. "Ésta la compró mi abuelo a un americano en 1863", comenta Celestino Peón señalando al aparato más antiguo que queda en estas instalaciones. Es una prensa manual que aún funciona y en ocasiones puede realizar funciones auxiliares. Pero "sus características la dejan desfasada en el plan económico". 



     Los Peón también conservan otra "clásica", una Minerva con la que sí se sigue trabajando de modo más habitual. Con ella se hacen los trabajos que requieren de un aspecto más artesanal, como por ejemplo los premios Cidade de Pontevedra.


     La trayectoria de la imprenta está ligada profundamente a la vida y la sociedad pontevedresa. No solo por la impresión de esos galardones. Hay multitud de ejemplos entre los que se pueden encontrar programas de las fiestas de la Peregrina, carteles conmemorativos, diplomas, homenajes y también ilustraciones que recogen diversos momentos de la historia reciente de la capital. Celestino Peón guarda buena parte de ellos. También un galardón que reconoce toda esta estrecha unión entre la imprenta y la urbe del Lérez. La asociación Amigos de Pontevedra otorgó al establecimiento su galardón en 2002 por su labor de "prestigio y engrandecimiento de la ciudad".



     Sin embargo, al margen de lo que rodea únicamente a la vida de la ciudad, C. Peón también puede presumir de ser parte de la esfera intelectual gallega a lo largo de todo este tiempo. Obras literarias e ilustraciones han formado parte de los encargos habituales en distintos período de los 112 años. "Os vellos non deben de namorarse", de Castelao, se imprimió aquí, así como obras de otros destacados literatos como Celso Emilio Ferreiro. Además de la reproducción de libros, también se llevó a cabo la impresión de dibujos de pintos como Rafael Alonso, Rafael Úbeda o Conde Corbal "por decir algunos, porque quedarían muchísimos", matiza con orgullo el empresario.




     También pasaron por las máquinas de la Praza do Teucro publicaciones periódicas que en su momento resultaron revolucionarias, bien fuese por sus contenidos o por los métodos empleados en su impresión. En la década de los años del siglo XX veía la luz desde la Imprenta C. Peón la revista Sonata Gallega, dirigida por Ramón Peña y en la que, tanto en gallego como en castellano, se publicaron creaciones en prosa y verso, así como críticas literarias y artísticas en una iniciativa que se editaba cuatro veces al año. Publicaciones con grabados y linografías también supusieron un hito en su época del que también ha quedado constancia en el archivo familiar.


     Los encargos ahora son otros, con carteles y folletos como buena parte de la cartera de pedidos. Una nueva realidad, distinta. "Cada época tiene sus cosas", dice Celestino Peón, consciente de cómo afectan las nuevas tecnologías a negocios como éste. De todos modos, a lo largo de 112 años no son estos los primeros obstáculos que surgen.



     Por ahora de todos se ha ido saliendo hasta el punto de lograr que la Imprenta Peón sea un referente en la propia historia de la ciudad. "No lo sé con certeza", dice Celestino, "pero la gente dice que es la imprenta más antigua de Pontevedra".


MAPA
Fuente: Faro de Vigo
Marcos Quintas
XOAN ARCO DA VELLA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Está permitida la reproducción total o parcial de los trabajos y fotos de este blog.
Te agradecemos nos sugieras de sitios para trabajos nuevos.
Mis correos:
Apd. de Correos: 83 - 36900 - Marin - Pontevedra
xoanarcodavella@gmail.com
Telf - WhatsAp.: 600590901